ticket icon

¡Comprar entradas!

¿Cuándo quieres venir?

Navidades 2018 con Juan Andrés Maya

Ver Video

Juan Andrés en Cardamomo:

Juan Andrés Maya concede una emotiva y generosa entrevista a Cardamomo. En un periodo en el que el Tablao Flamenco se está enriqueciendo de artistas venidos de toda España con nuevas propuestas encima del escenario, sin abandonar la pureza que le ha caracterizado siempre.

Desde la humildad y el corazón, se suelta delante de la cámara describiendo lo indescriptible, la magia de su baile, compartiendo su perspectiva sobre el lugar que actualmente ocupa el Flamenco en la sociedad.

Desde Granada al mundo:

A día de hoy, el bailaor tiene a sus espaldas una trayectoria profesional reconocida a nivel mundial. Su carrera profesional no para de crecer, pero su origen le acompañan siempre.

Juan Andrés Maya nace en 1972 en el emblemático barrio granadino del Sacromonte, rodeado de una auténtica saga de artistas, su familia y amigos. Comienza a bailar casi a la vez que a caminar, y rápidamente se convierte en el foco de atención de La Cueva La Rocío, el negocio familiar de zambra gitana al que acuden miles de personas a conocer el Flamenco.

Gipsy Kings:

Ha participado recientemente en el mediático programa Gipsy Kings junto a su familia, bajo el apodo de “Los reyes del Sacromonte”, aportando una visión sobre el pueblo gitano hasta entonces desconocida. En esta entrevista, el bailaor nos habla de las consecuencias e impresiones de esta experiencia, con la que han recibido halagos y críticas por doquier.

El Flamenco es infinito:

Además, tratamos otros muchos temas relacionados con la cultura Flamenca: La evolución y fusión del género, la nacionalidad y preferencias del público que lo consume, el famoso duende y su convivencia con la técnica…

“Cuando bailo me siento totalmente liberado, sale mi yo verdadero”.

Juan Andrés Maya actúa como invitado especial en El Tablao Flamenco de Cardamomo, ejecutando un baile magnífico y conmovedor.  

¡No te lo puedes perder!

Entrevista a Juan Andrés Maya

“Yo tengo un negocio en Granada que es la “Cueva de la Rocío” y se ha incrementado muchísimo. Tanto con la visita de Michelle Obama que vino a verme y le bailé a ella. También le bailé a Clinton y a toda esta gente.

Experiencia con Gipsy Kings, críticas y piropos.

Con Gipsy Kings ha sido desbordante porque ha sido un programa a nivel de masas. De hecho, lo estamos grabando otra vez ahora.

Yo creo que tiene que haber gustos para todo. Hay gente que no le gusta, y gente que le gusta. Dicen que da una falsa imagen de los gitanos. ¡Oye! Todos los gitanos y todos los payos no son iguales.

Todos los payos no son iguales que los que van a Gran Hermano Vip o a la Isla de los famosos. Y todos los gitanos no son iguales que los que veis en los Gypsy Kings. Tenemos nuestras costumbres, nuestras cosas. Y no somos los más cerrados del mundo, todo el día con la vara de mando…No… Hay gitanos más modernos y otros más antiguos. Al igual que hay payos más modernos y otros más antiguos.

Pero que si es cierto que críticas ha habido. Pero… A mi eso me da igual.

El público Flamenco

Hay mucho perjuicio en el Flamenco con el público español. Me da mucha pena, porque yo que he viajado por el mundo… Los Teatros llenos, llenos a tope. Sin entrada dos o tres días, o una semana, con mucha antelación.

Aquí en España, les cuesta mucho más trabajo ir a sacar una entrada, ir a ver un espectáculo. Pero si tenéis lo vuestro…Es vuestro, ¿Por qué no lo apoyáis?

Yo creo que la gente, el extranjero o el español o alguien que no entienda ni papa de Flamenco… Lo que se tienen que llevar…Muchas veces dicen “No entiendo, no entiendo, pero se me ha puesto la piel de gallina” ya te lo ha dicho.

No hace falta entenderlo, hace falta sentirlo. Los entendimientos ya los tenemos nosotros que somos los artistas, los que tenemos que entenderlo bien.

El mejor lugar para bailar

Puedo trabajar en el Cardamomo, que puedo trabajar en La Scala de Milán. ¿Me entiendes?

Yo lo que si intento hacer es un pequeño espectáculo que cuente algo. Avanzar un poco dentro del sitio reducido que tenemos, pero tan bonito…

De verdad, intento que haya distribución, no solamente venir a bailar. Venga no, me voy que son las seis y tengo que empezar el espectáculo. Vengo me visto, y ya está, bailo un poquito… ¡No! El público paga una entrada para verte, al público tienes que contarle algo. Bien en el Teatro, bien en el Tablao…da lo mismo.

Para que te entiendan, te vean bailar y gusten… ¡Tiene que ser así!

Fusionar el Flamenco

Las mezclas son peligrosas si las llevas al límite. Si las sabes llevar, se puede llevar muy bien.

Yo soy un tío que he vivido mucho tiempo en América. Y en vez de irme a ver monumentos ni nada, me iba de oyente a la escuela de Martha Graham. ¿Me entiendes? Porque bueno… Era lo que me interesaba a mí.

He visto mucho contemporáneo, que me encanta. He hecho ocho años de clásico español.

Quiero ser diferente, no me gusta parecerme a nadie. Y respeto a todos mis compañeros.

Yo soy gitano, soy flamenco y vengo de los Mayas.

Pero no por ser gitano, ni ser flamenco tengo porque tener esas características. Porque dentro de mi baile meto muchas cosas contemporáneas, meto muchas pinceladas clásicas.

Y luego mi Flamenco, que me corre por las venas, porque soy gitano. Porque me ha parido una gitana, entonces claro. Pero…Tienes que saber hasta que punto llevarlo, ¿me entiendes?

Una soleá siempre tiene que oler a soleá, le metas lo que le metas. Me refiero de instrumento…Tu puedes meterle un violín, una viola… Lo que te dé la gana ¡Me da igual! Pero siempre tiene que oler a soleá. Una seguiriya igual. Esa esencia…

Y ahí si es cierto que hay bailes… Yo voy muchas veces a ver artistas que quieren mezclar tanto que no sé si están bailando soleá, seguiriyas… ¡Una mezcla explosiva!

El duende 

Cuando bailo con el corazón es porque me ha salido, me ha florecido ese duendecito que está escondido.

El duende como decía mi amiga La Chunga, con la que empecé aquí en Madrid. El duende está debajo de las piedras, está debajo nuestra. Eso… no lo sacas tú, aparece. Es cierto que los artistas no podemos venir como los albañiles que calvan puntillas, pero… No estamos todos los días igual.

Yo puedo tener un día buenísimo porque estoy inspirado. Y otro día, cuando no estoy tan inspirado, tiro de la técnica. ¿Me entiendes? ¿Por qué? Porque el duende no sale siempre. Los duendes están en el aire, debajo de las piedras.

No se… El Duende es algo muy difícil, que está, pero no está.

Yo estoy bailando y a lo mejor tiro de la técnica, por lo que hemos dicho antes, a lo mejor ese día no tengo el duende, no estoy inspirado. Tiro de la técnica, porque para eso soy bailaor. Pero claro…Luego tus sales aquí, escuchas cantar a tus compañeros o tocar la guitarra. ¿Y que pasa? ¡Qué el pellizco te sale! ¿Me entiendes? El pellizco sale, si está.

Lo más importante en el baile es saber esperar.

Está cantándote un cantaor tan bonito… Como, por ejemplo, yo tengo a Pepe el Bocaillos, o Laura Abadía, El Cancu… ¡Cantan todos de muerte! ¡Por favor!

¿Cómo puedes estar metiendo un baile, metiendo pasos cuando te están cantando tan bonito? No lo entiendo la verdad, no lo acabo de entender. Porque hay que respetarlo todo.

Las clases de Juan Andrés

Si es cierto que he tenido a gente joven en mis clases para enseñarles el Flamenco. Y ha habido personas a las que incluso no les he cobrado. Porque yo veía que tenían potencial y como económicamente a lo mejor no podían, he intentado enseñarlos sin recibir nada a cambio.

Porque esa gente joven va a ser la que después nos sustituyan. Y si puedo darle una oportunidad a una persona, aunque no tenga medios económicamente, me siento orgulloso.

Siempre les digo a los alumnos: No os parezcáis nunca a mí. Hacedlo a vuestra manera. Pero ese cachito, esa cosa que les he dado ha ellos…Si me gustaría que la conservaran. Ese aire, ese olor.

Lo bonito es, peor, mejor… ¡Con tu propio sello!

Y hoy todo el mundo baila igual, cortados por la misma tijera. Y eso es una triste pena porque hay gente que baila muy bien.

Origen

Desde pequeño me gustó el baile. Me he criado en la familia de los Maya, soy un Maya.

Mi tío Mario Maya, Manolete, mi madre bailaora, mi padre guitarrista. Y bueno, siempre hemos tenido las cuevas. La cueva de la Rocío, que es una cueva donde siempre se ha hecho Flamenco.

Entonces, pues me interesaba mucho el mundo este. Me metía en los camerinos de pequeñito, veía como las gitanas se arreglaban, como los gitanos se ponían las camisas, ver cómo hablaban y de qué hablaban… Para empaparme bien de lo que era el Flamenco.

He tenido una infancia muy bonita y muy feliz, porque he hecho lo que me gusta, que es bailar.

Yo soy un poco paranoico, como todos los artistas. Dicen que todos los artistas somos un poco paranoicos. Pero si es cierto que cuando bailo me siento liberado totalmente, como una paloma que vuela. Es como mi otro yo. Mi otro yo que sale verdadero”.


Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,
Categorías:


×
buy tickets
¡Comprar entradas!